Por qué Irán es el sitio donde más cómodo me he sentido viajando

A pesar de haber viajado por unos cuantos países ya, muchos de ellos en solitario, no voy a negar que la idea de viajar solo por Irán me provocaba una especie de vértigo y curiosidad al mismo tiempo. Esa sensación se desvaneció en cuanto puse los pies y me dejé llevar por las bulliciosas calles de Teherán.

Es difícil explicarlo con palabras, pero hay lugares en los que te liberas, te sientes cómodo desde el primer momento, notas seguridad y no tienes miedo ni desconfianza de abrirte y acercarte a la gente. Esta sensación la he tenido en pocos países tan buena como en Irán. Y gracias a este clima de comfort (“feel like home far away from home”) puedes disfrutar y sacar más provecho de tu viaje.

Mi concepto de viajar es una combinación de lugares visitados, situaciones nuevas a las que te enfrentas, lecciones aprendidas pero en gran medida tu satisfacción global depende de la gente que conoces en el camino.

Y en este aspecto, puede que Irán sea de los pocos países tan hospitalarios que lamentablemente queden en el mundo. He sido muy afortunado de haber disfrutado de esta hospitalidad cada día en diferentes circunstancias. Podría escribir líneas y líneas con ejemplos y aún así me estaría olvidando de algún caso.

Cuando un país se abre al turismo, desafortunadamente empieza a cambiar. Es la cara negativa del turismo. Pero a diferencia de otros muchos países que seguramente nos vienen a la cabeza, ser “turista” en Irán no es sinónimo de billete de Euro. Taxistas, tiendas, restaurantes, etc siempre te cobran el precio real; nadie te molesta por la calle o los sitios más transitados para que compres en su puesto del bazar o visites su tienda, y esto es algo que se agradece muchísimo y genera la opinión favorable del destino.

Irán es un destino de una riqueza cultural increíble que iré desgranando en una serie de posts, pero sin duda lo mejor de este viaje han sido las vivencias personales y el haber roto por completo con la imagen errónea que nos intentan meter en la cabeza los medios de comunicación internacionales.

Está claro que si me hubiese dejado influir por lo que dicen estos medios de comunicación o por la falta  de información en las opiniones de familia y amigos, nunca habría visitado este asombroso país.

¿Aún tienes dudas? Descúbrelo por ti mismo, merece la pena.

Viaje Iran

Anuncios